Inés Saavedra en 3 min

Gira Escandinava - 2da parte

Rayuela – Copenague (Dinamarca) – 11/10/08


MI Volvo !!!

Realmente, toda una experiencia… entre otras cosas porque fuimos desde Lund (Suecia) en auto, en MI Volvo (perdón tío Julio pero lamento decirte que ya me apropié de tu auto pero es que tengo una cleptomanía incurable que se apodera de todo cuanto haya de interés a mi alcance, incluidas las personas).

Foto de MI volvo

Lo único que no esperé es que tuviéramos problemas al ponerle gasolina... UFA! ... pero nada que mi hermana Laura y su excelente sueco no pudiera solucionar con el dueño de la estación, jejeje.





En realidad, el plan original para ese día era salir temprano para pasear por la ciudad de Copenague.

Lamentablemente, ese día amaneció lluvioso y ventoso (hasta el momento habíamos tenido muchísima suerte con el clima otoñal que venía siendo bastante soleado, cosa no muy común en el otoño escandinavo), por lo cual aprovechamos para descansar y recuperar las energías entregadas el día anterior en Marta’s cafe, (ver crónica anterior).

Así que al final salimos después del mediodía porque ese toque estaba anunciado a las 18 hs!!!! (sin duda alguna el más “tempranero” de toda la gira y seguramente puntual como lo son todos los del norte) y no queríamos estresarnos con algún contratiempo en la carretera… especialmente porque NO la conocíamos y era YO la que conducía (aunque cabe aclarar que a mi me divierte muchísimo hacer eso y no era la primera vez que conducía en ciudades grandes y desconocidas con autopistas de muchos carriles).


København (Copenague escrito en dinamarqués... creo que es todo lo que aprendí)

Atravesamos el laaaaaaaaaargo puente que une Suecia con Dinamarca con mucho viento pero nos olvidamos del susto no bien entramos en Copenague y descubrimos lo hermosa que es esa ciudad de la cual filmamos poquito pero "es lo que hay valor" (cómo se nota que ya estoy de regreso que no paro de hacer alusión a frases que vuelvo a escuchar todos los días...)

Video Copenague






En un abrir y cerrar de ojos, mapa mediante, buena visión y buenos copilotos llegamos a Rayuela, aunque nos costó el doble encontrar un lugar para estacionar…




El lugar, una especie de café literario, con mucha onda bohemia y acogedora, ideal para tocar esa tarde y ya estaba “cayendo gente al baile” asi que tuvimos que darnos prisa para hacer una rápida prueba de sonido y empezar a tocar

El toque nuevamente satisfizo nuestras expectativas. Todos los presentes se acercaron para felicitarnos y algunos también para comprar algún disco.

Allí conocí a 2 músicos argentinos que están viviendo en Copenhague y fue muy lindo también encontrarse con gente de nuestras latitudes, hermanos de la otra orilla del río Uruguay, del otro lado y al norte del Océano Atlántico.

Foto con argentinos (y danesa)

Hasta el momento, creo que en total me había cruzado con 5 uruguayos y un par de argentinos; la mayoría del público siempre fue del lugar y esto lo digo expresando mucha alegría ya que el desafío mayor para mi era lograr hacer contacto con un público nuevo y eso fue lo que más disfruté de todo.

No hay comentarios: