Inés Saavedra en 3 min

Dia Mundial de la Voz - cómo se origina la voz



La voz es un tema tan fascinante que ni siquiera se por donde empezar...pero intentaré hacerlo desde el comienzo ;)

La voz es el único instrumento natural del ser humano y como cada ser humano es único e irrepetible (mientras no se popularice lo de la clonación), nuestra voz también es única e irrepetible. ¿Por qué?
Porque varía según la constitución biológica de las partes implicadas en su generación, que a su vez, son diferentes en cada individuo.

Se que suena a clase de biología pero te aseguro que si sigues leyendo lo entenderás a medida que te lo vaya explicando. Y si aún así te quedas con dudas, no dudes en preguntarme que te las contestaré

Empezaré por contarte dónde se origina el tono de la voz y después, dónde se amplifica (para que sea audible).

El tono de tu voz se origina en la laringe (si quiere saber qué es la laringe, ver Nota 1 al final), haciendo vibrar las cuerdas vocales, 2 músculos que están dentro de la laringe, como labios horizontales (ver a la izquierda de la sgte. ilustración).
.
Y ¿cómo se hacen vibrar las cuerdas vocales?
Aquí es donde entra en escena lo que más trabajo me da con mis alumn@s de canto: el mecanismo respiratorio!
Podría explayarme hablando de las diferencias y beneficios de la respiración costo-abdominal versus respiración toráxica (la que utilizaba el 99% de mis alumn@s), pero lo que quiero contarte es que para que se genere sonido, hay que exhalar con cierta presión para que el aire pase a través de las cuerdas vocales que están cerradas haciéndolas vibrar (ver Nota 2 si quieres saber porqué las cuerdas vocales están cerradas). Al vibrar se produce una frecuencia que será más alta o más baja según el grado de tensión que tuvieran las cuerdas vocales. Y, esa frecuencia es el tono de tu voz.

Por otra parte, cuánto más gruesas sean las cuerdas vocales, la vibración será más lenta, y por lo tanto la frecuencia será más baja, y a menor frecuencia, tonos más graves.
Por eso, las voces masculinas suelen ser más graves, ya que las cuerdas vocales son más gruesas que las femeninas.

Hasta aquí, espero que te haya quedado claro cómo se genera el tono de la voz, pero para que sea audible, necesitamos amplificarlo, dando lugar al timbre, calidad y color de la voz, únicos para cada individuo.

Una vez que el aire pasa a través de las cuerdas, se amplifica al pasar por la boca, los labios, los dientes, la lengua, el paladar, las fosas nasales y las mejillas (Nota 3).
Y si varías cualquiera de los anteriores, el sonido también varía. O sea que, si por ejemplo, cantas una nota y luego cambias la apertura de tu boca o la forma en la que pones tus labios o la posición de tu lengua, el sonido de esa nota será diferente.

Por otra parte, cada sonido tiene su lugar, como muestra la imágen de la izquierda. Depende del lugar hacia dónde dirijimos el flujo de aire, la nota que sonará. Cuánto más hacia arriba, más agudas.

Ahora que ya sabes cómo se origina, es muy importante que sepas también que la voz es un instrumento sumamente sensible. Cualquier cosa que afecte a cualquiera de los elementos implicados en su generación, puede modificar su timbre y su color.

Seguro que habrás notado que la voz te cambia cuando estás resfriado/a y que también es mucho más grave cuando recién te levantas. Esto es muy lógico ya que en el 1er. caso, lo que está en juego es tu mecanismo respiratorio que influye en la emisión de la voz y tus mucosidades le impiden el paso al flujo de aire tal como lo haría si no estuvieran allí. En el 2do. caso, porque las cuerdas todavía no están tensas como debieran a medida que se despierta el cuerpo entero y por lo tanto vibrarán más lento al comienzo de la mañana que a la hora de estar despierto.

Por lo tanto, el estado físico y mental, la higiene vocal (y por las dudas aclaro que "vocal" no es lo mismo que "bucal"), la postura corporal y el mecanismo respiratorio influirán en la emisión de la voz.
Los cambios bruscos de temperatura, el tabaco, las tensiones, el estrés, la mala alimentación, la falta de descanso, etc, son algunos de los ejemplos más comunes que nos afectan al emitir nuestra voz.

Todo está en juego...y si lo que quieres es descubrir tu verdadera voz y sacarle el máximo rendimiento, mi consejo es que te cuides en todos los sentidos y que vayas a clases de canto.

Si quieres venir a las mías, no tienes más que escribirme a vozcanto@gmail.com y allí ejercitaremos todo lo necesario para sacarle el máximo provecho, pulir imperfecciones, trabajar la afinación, combatir las disfonías/afonías, la expresión, la dosificación del aire, los problemas a la hora de llegar a ciertas notas, el uso del micrófono, el control del pánico escénico y muchas otras cosas.

¿Quieres saber lo que puedes hacer con tu voz?

Si quieres escuchar cómo suena la mia haz clic aquí: www.inessaavedra.com

¿Qué más te gustaría saber?

-------------------------------------------------------------
Nota 1: aparato fonador = laringe + cuerdas vocales
Quizás recuerdes de las clases de biología, que la laringe sirve para proteger las vias respiratorias y para producir el reflejo de tos, pero lo que nos interesa es que también sirve para la fonación, ya que en su interior se encuentran las cuerdas vocales.

Nota 2: al fonar las cuerdas vocales se cierran y se tensan
Cuando queremos hacer "algo", el sistema nervioso desencadena una serie de órdenes para preparar las distintas partes del cuerpo que se precisan para hacer ese "algo". Cuando queremos emitir un sonido, el sistema nervioso hace que las cuerdas vocales se cierren y se tensen, para que en función de la presión del aire que hagamos pasar a través de ellas, vibren y generen una frecuencia: el tono de la voz.

Nota 3: aparato resonador = cavidades de resonancia = parte de la laringe y faringe + cavidad nasal + cavidad oral
O sea, la boca, los labios, los dientes, la lengua, el paladar, las fosas nasales y las mejillas (además de las partes de la laringe y de la faringe por las que pasa el aire inmediatamente después de atravesar las cuerdas vocales).

No hay comentarios: