Inés Saavedra en 3 min

Anecdotario de toques

abro esta sección porque me están pasando cosas bizarras en los toques y está bueno y divertido poder recordarlas.

Viernes 9/3 en Don Trigo (Matriz) de la ciudad vieja

Ese viernes llegaba el presidente Bush y toda su comitiva a Montevideo. Había zona de exclusión por lo que se dificultaba bastante llegar a los bolichitos de la Ciudad Vieja dado que se iba a hospedar en el hotel Radisson que queda en la Plaza Independencia.

Habíamos llamado varias veces para confirmar que el toque se hiciera y nos decían que no había problema.

En fin, llegamos para probar sonido y la única mesa con gente estaba llena de jóvenes yanquis que estaban cenando y que se retiraron mucho antes de la hora anunciada para el toque.

Habían varias otras mesas con carteles de “RESERVADO”, lo cual me alegró bastante para lo que imaginé que iba a ser ese toque en las circunstancias ya mencionadas.

Al poco rato se nos acerca el encargado del local avisándonos que varias de las reservas se habían cancelado por los disturbios de último momento a los que la gente le tenía temor de encontrarse en su camino.

Cuando todo pintaba que el toque se iba a cancelar, llegan 11 personas de entre 30 y 40 años y me dicen “Inés, vinimos a verte; hoy es la despedida de soltero de nuestro amigo Federico así que incluso podés hacerle cantar alguna de tus canciones” !!!!!!!????

Imagínense mi asombro. Despedida de soltero con Inés Saavedra? Muy fuerte!

La verdad que nunca lo hubiera imaginado.


Y mi asombro no terminó allí; cuando me pidieron el bis, elegí Caleidoscopio y no bien arrancamos a tocar hicieron pasar al muchacho en cuestión para hacer una especie de streap-tease durante la canción! Aguante Inés Cocker!


Una vez finalizado el show, me compraron 3 discos y como si fuera poco viene el novio y nos dice: “este disco va a sonar en mi casamiento”.


Sin más, me saludaron y se fueron.

Fue el toque más bizarro que tuve hasta el momento.


Viernes 2/3 también en Don Trigo de la ciudad vieja

Si para públicos raros estábamos, aquí tenemos una pareja de tercera edad que había reservado una mesa a 2 metros del escenario.

No pensé que fueran a resistir todo el toque y menos habiendo arrancado recién como a las 12 de la noche y pensando en tocar en 2 bloques.

No sólo aguantaron todo el toque sino que se quedaron para conversar conmigo y comprarme un disco.

Si me vuelven a preguntar cual es mi público, creo que voy a tener que pensar 2 veces antes de contestar.

Creo que soy muy afortunada.


Sábado 17/3 en Planta Alta


Y seguimos con los toques raros… esta vez llegamos para la prueba de sonido y nos encontramos con una mesa reservada para 30 personas. Fuimos a averiguar y nos dijeron que era la celebración de un cumpleaños de 50 ! y que la gente sabía que había un espectáculo de música esa noche pero que no me conocían.

La mesa estaba muy cerca del escenario y la verdad que pensé que iba a ser complicado cantar mientras la gente festejaba el cumpleaños.

Me sorprendí bastante cuando me di cuenta que al empezar a cantar, la gente guardaba silencio, un silencio super respetuoso que mantuvieron durante todo el espectáculo.

En el intermedio, algunos se acercaron para felicitarme y de repente se acercó uno y nos pregunta si podíamos cantarle el feliz cumpleaños a “Marta”.

Obviamente no podíamos decir que no… aunque ninguno de los 3 (Dany, Tato y yo) había tocado la canción de Feliz Cumpleaños nunca antes (ni siquiera en cumpleaños, “aunque usted no lo crea”). Se imaginarán la sorpresa que se hubieran llevado los de la mesa si les hubiéramos dicho que no la sabíamos o que sólo se la podíamos cantar, cosa que dudo que fuera lo que ellos querían teniendo un trío en el escenario con guitarra, teclado y batería/percusión.

En fin, miré desesperadamente a Dany quien dijo que creía poder tocarla en DO. Cambiamos la tonalidad para que me quedara un poquitín más cómoda para cantar, le dijimos a Tatito que tocara lo que le naciera y sin más, hicimos nuestro primer estreno mundial de una de las canciones más conocidas del mundo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada es por casualidad y aqui estoy. Quien pudo escuchar por primera vez a Inés el 17/3.
Yo era familiar de quien festejaba sus 50 años, y personalmente fue todo un descubrimiento, el lugar (nuevo para mi) y la voz de Inés.
Adoro la musica y llega a mi de una manera diferente.
Me gusto muchisimo el espectáculo y disfrute las 15 canciones que nos presentaron.
Gracias y espero escuchar mucho más de ti. Quiero comprar tu CD!
Saludos Sylvia

Ines Saavedra dijo...

Qué linda sorpresa! Para serte sincera, cuando escribí este artículo no me imaginé que alguien presente ese día fuera a leerlo... pero aquí estás y yo feliz de que te hayas contactado y de que te haya gustado mi propuesta.
Ya recibí tus datos en el formulario de compra de CD; ya te mandé un mail para coordinar así te lo entrego personalmente. Gracias por el apoyo!

carlosmfuentes dijo...

Hola Inés. Encantado de poder saludarte de nuevo y de colaborar con una anécdota.
Mi madre,harta de las trastadas de mi hermano y mias,decidió llevarnos a los dos a un profesor de guitarra para estar así menos en la calle.Nosotros tendríamos unos 7 años (somos gemelos)y el profesor unos 80, así que el repertorio te lo puedes imaginar.
Eso no era lo peor,comparado con los "toques" que teníamos que hacer
cada vez que venian a casa los amigos de mis padres o cada vez que las vecinas se reunían a tomar café .En alguna ocasión hemos roto a propósito alguna cuerda para frenar la euforia materna.
Las navidades pasadas nos reunimos toda la familia (mi público favorito)y aún dijo mi madre la fatídica frase "Nenes sacad las guitarras",pero ya son nuestros hijos y sobrinos los que pasan el mal trago, mientras Luis y yo sonreimos orgullosos
Gracias mamá por enseñarme la figura del mánager y la música en vivo desde tan pequeños y gracias a ti Inés por la idea de poder contarlo aquí.
Un abrazo enorme también a la banda,que cada vez me gusta más.
Carlos